VIDRIO TEMPLADO

CARACTERISTICAS DE FABRICACION DE UN VIDRIO TEMPLADO

La principal limitación que posee el vidrio como material de construcción es su conocida fragilidad. El proceso de templado incrementa la resistencia y convierte al vidrio en un vidrio de seguridad.
Si bien el vidrio es un material muy resistente a la compresión pura, su escasa resistencia a la tracción es la causa principal de su rotura.

Para mejorar el funcionamiento estructural de un vidrio se recurre al proceso de templado, que consiste en calentarlo uniformemente hasta una temperatura superior a los 650°C (punto de ablandamiento) y luego enfriarlo bruscamente, soplando aire frío a presión controlada sobre sus caras, que ocurre, la superficie del vidrio se enfría más rápidamente, mientras que la parte interna, es decir su grueso, continúa dilatándose.

Para tener una dimensión de este incremento en la resistencia, debemos saber que el factor de rotura para un vidrio común es de 350 a 550 kilos sobre cm2, pero en un vidrio templado ese factor es de 1850 a 2100 kilos sobre cm2, adicionalmente cabe recordar que puede llegar a soportar temperaturas hasta de 250°C sin exposición directa a la llama.

Esta resistencia, permite su montaje en forma estructural o semiestructural, con chapetas en aluminio generalmente, y entrantes realizados al vidrio (cajas o boquetes) conformando sistemas de acristalamiento autoportantes.

Dichas perforaciones o cajas, se deben realizar antes del proceso de temple, ya que cualquier trabajo de mecanizado que se realice sobre el vidrio ya templado produciría una rotura instantánea del mismo.


SEGURIDAD

El vidrio está considerado como un cristal de seguridad para la construcción, según lo determina la norma IRAM 12556 y su uso es recomendado en diversas áreas susceptibles de impacto humano.

Esto se debe en esencia, que en caso de rotura de la lámina instalada, se rompe igualmente el equilibrio de tensiones al que fue sometido durante el proceso de temple, produciendo una liberación de energía que propaga el quiebre a una velocidad de 280m/s por toda el área de la lámina. Por tanto el vidrio se desintegra en miles de fragmentos pequeños y de aristas que no causan heridas cortantes o lacerantes de consideración.

Cabe destacar que mientras más pequeños sean los fragmentos, es mas alta la calidad del temple, dicho de otra forma cuando el tamaño de cada fragmento es igual al calibre del vidrio su templado fue el indicado, y esto solo se sabe en el momento de la rotura.

Guillermo León Restrepo | Sala de Ventas: Cll. 78 Sur #50-15, La Estrella, Pueblo Viejo, La Estrella, Antioquia
Tel:381 22 66 | Cel:311 311 91 79 | Medellín-Colombia
www.divalum.com
© Todos los derechos Reservados
Medellín - Colombia - contactos@divalum.com - www.divalum.com